DISFRUTA EL SOL ESTE VERANO SIN DAÑAR TU PIEL.

En el verano la lista de actividades al aire libre aumentan y a esto las acompañan las altas temperaturas por eso resulta muy importante saber exactamente cómo tratar y cuidar nuestra piel durante los meses más calurosos del año para que luzca hermosa y saludable.

Durante el verano los niveles de UV son mayores. Si bien es cierto que nos encanta tomar el sol y broncearnos, los efectos de la exposición al sol, sin una debida protección, pueden no ser tan agradables a lo largo del tiempo. Según la Academia Estadounidense de Dermatología (American Academy of Dermatology, AAD), basados en estudios realizados en Estados Unidos, una persona de cada cinco desarrollará algún tipo de cáncer de piel durante su vida.

Prevención de los efectos nocivos del sol, protección de la dermis y garantizar la hidratación son aspectos importantes que no podemos dejar pasar por alto durante estos meses.

Usa protector solar

Elije productos de protección que te mantengan a salvo de los rayos UV y UVA.  Es importante evitar usar el protector corporal en la cara, pues el mismo suele ser demasiado espeso y grasoso para esta zona del cuerpo, lo que podría aumentar la presencia de granos en la piel causado por los poros obstruidos.

Mantente hidratada

Beber abundante líquido también te ayudará a mejorar la apariencia de tu piel y a mantenerte sana por dentro y por fuera, sobre todo si pasas largos períodos de tiempo al sol. Bebe agua con regularidad a lo largo del día (incluir también entre comidas). Además de hidratar la piel, el agua ayudará a eliminar las toxinas que la dañan.

Consume alimentos hidratantes

Además de tomar agua, en verano, opta por una dieta rica en alimentos hidratantes que favorezcan la movilidad muscular y fluidez de la sangre, eviten la retención de líquidos y garanticen el buen funcionamiento de los órganos internos. Incluye alimentos que contengan antioxidantes.

Las gafas de sol

Usa las gafas adecuadas para protegerte del sol y evitar las arrugas del contorno. Si las gafas cubren parte del rostro ayudan a proteger la piel de las manchas que causan las radiaciones solares. También es importante que dispongan de filtros.

Otras recomendaciones

El cloro de la piscina afecta directamente a la epidermis. Por eso, hay que extremar las precauciones y siempre ducharse e hidratarse bien en cuanto acabe el baño.

Del lado contrario, el agua del mar es muy beneficiosa para la piel. De hecho, es inmejorable para determinadas afecciones dermatológicas.

Para una máxima protección contra el sol, no confíes únicamente en el protector solar o en la ropa, sino en evitar exponerse a la luz directa del sol durante las horas cuando los rayos son más fuertes. Al salir a algún lugar que no ofrece mucha sombra, llevar una sombrilla que le sirva de escudo contra el sol. Además, empaca un sombrero y unas gafas de sol para los adultos y los niños.

De Tipo: 

Lea otros artículos

Suscríbase y reciba novedades de Clínica Hospital San Fernando

Bebés que nacieron en Clínica Hospital San Fernando
Tecnología utilizada en Clínica Hospital San Fernando
Campañas de Clínica Hospital San Fernando
Responsabilidad Social Empresarial