Nutrición y Ejercicio

 

Por: Lic. Laura Turner ( Jefa del Departamento de Nutrición – Clínica Hospital San Fernando) 

Una alimentación saludable promueve un desempeño óptimo cuando se realiza actividad física estructurada (ejercicios) y a nivel de élite (o deportistas).

El ejercicio tiene muchos beneficios para nuestra salud.

Beneficios psicológicos (salud emocional, mental)

  • Proporciona seguridad y confianza en uno mismo.
  • Favorece la convivencia con amigos y familiares.
  • Mejora el estado de ánimo.
  • Genera satisfacción al lograr las metas propuestas.
     

Beneficios físicos:

  • Aumenta la flexibilidad y la resistencia física.
  • Aumenta el flujo de oxígeno al cerebro, lo cual favorece la concentración y la capacidad para memorizar.
  • Favorece la movilización de depósitos de grasa corporal, ayudando al control de peso corporal.
  • Aumenta la masa muscular.
  • Regula las concentraciones sanguíneas de colesterol, triglicéridos y glucosa.
  • Mejora la circulación sanguínea y la presión arterial.
  • Hace más eficiente la digestión.
  • Disminuye el riesgo de padecer enfermedades crónico degenerativas como diabetes, enfermedades del corazón, obesidad, entre otras.
     

MITOS SOBRE LOS EJERCICIOS Y LA DIETA

  • Es completamente falso el hecho de que para incrementar la masa muscular (músculos) haya que comer más proteínas de lo necesario.  La cantidad extra de proteínas, ya sea en forma de batidos, de pastillas de aminoácidos, suplementos como creatina, se elimina a través de la orina.  El cuerpo humano no almacena proteínas.  Una porción suficiente de proteínas equivale a: 1 alimento proteico en desayuno (queso, huevo, jamón, salchicha, salami, etc.) y 4 onzas de carnes (del tamaño de una baraja de ½ pulgada de espesor o bien, del tamaño de la palma de la mano sin los dedos) de pescado, pollo o carne de res.
     
  • Se desaconseja totalmente tomar batidos con huevo crudo.  El huevo sin cocinar puede producir una infección a causa de la Salmonella, que es una bacteria presente en el huevo sin el debido proceso de cocción; puede causar severas diarreas, lo que va a limitar el entrenamiento y al perder líquidos a través de las heces, desestabilizar todo el programa de entrenamiento que ha podido haber iniciado.
     
  • En ese mismo sentido, para proteger la masa muscular es importante comer una cantidad adecuada de carbohidratos (o harinas) porque al hacer ejercicio sin esta reserva de energía, el cuerpo tomaría la energía proveniente de las proteínas del músculo para el momento del entrenamiento.  Por esta razón, se aconseja comer algo ligero antes de entrenar solo si el entrenamiento supera la hora de duración, como pueden ser: 1 paquete de galletas de soda o 1 yogurt o 1 rebanada de pan tostado o 1 barra de cereales tipo granola.
     
  • Una hidratación adecuada garantiza un performance o rendimiento óptimo durante el entrenamiento.  Para programas que duren más de una hora, es necesario rehidratarse con una bebida que contenga electrolitos (tipo Gatorade, Powerade, Revive, entre otras).  Si el ejercicio que realiza dura menos de una hora el agua es suficiente para rehidratarse.  Para un entrenamiento mayor de una hora debe hacer lo siguiente:
     
    • 1 hora antes de entrenar, beba de 6 a 12 onzas de bebida rehidratante.
       
    • Durante el entrenamiento, cada 20 minutos, tome de 6 a 8 onzas de bebida rehidratante.
       
    • Después de la actividad física, reponga líquidos dentro de las 2 o 3 horas de finalizada la actividad consumiendo 10 onzas de bebida hidratante.
       
  • Una orina clara indica que usted está bien hidratado, por el contrario, la orina de color amarillo oscuro indica deshidratación.
     
  • Si el entrenamiento se prolonga por más de una hora, después de finalizar la actividad es necesario reponer el glucógeno (reserva energética del ser humano) consumiendo carbohidratos.  Con 1 yogurt o 1 emparedado pequeño o 1 barra de cereales más 1 jugo de frutas o un batido de frutas con leche, se logra el objetivo.
     
  • El uso de anabólicos o esteroides causa numerosos problemas de salud que lamentablemente se ven después de muchos años de su uso.  En los varones causa problemas cardiacos, encogimiento del miembro sexual masculino y problemas de impotencia sexual.

Una nutrición adecuada y la práctica de actividad física estructurada (o ejercicios) son pilares fundamentales para mantener un estilo de vida saludable.  ¡El control de su salud, está en sus manos!.

Lea otros artículos

Suscríbase y reciba novedades de Clínica Hospital San Fernando

Bebés que nacieron en Clínica Hospital San Fernando
Tecnología utilizada en Clínica Hospital San Fernando
Campañas de Clínica Hospital San Fernando
Responsabilidad Social Empresarial