Preeclampsia

La preeclampsia es una condición médica o complicación que ocurre solo durante el embarazo, marcada por una hipertensión alta y suele aparecer después de la semana 20 o en el último trimestre del embarazo.

Aunque no siempre se presenten síntomas previos, puede mostrar un alza gradual o hasta repentina de la presión.

Durante los controles prenatales es sumamente importante que siempre te monitorees la presión arterial, porque un primer indicio de preeclampsia aparece con un alza considerable de la presión. La preeclampsia puede ser leve a severa, y de no ser tratada por un médico en forma temprana e inmediata puede traer graves consecuencias para ti y para tu bebe. Puede también ocasionar de igual forma daño en los riñones y otras complicaciones.

Algunos síntomas de la preeclampsia pueden ser:

  • Dolores de cabeza severos.
  • Visión borrosa, pérdida de visión momentaria, sensibilidad a la luz.
  • Náuseas y vómitos.
  • Falta de aliento por líquido en los pulmones. Dificultad para respirar.
  • Función hepática alterada.
  • Exceso de proteína en la orina.
  • Disminución de los niveles de plaquetas en la sangre.
  • Hinchazón en las extremidades, manos y pies.
  • Molestias fuertes o dolor intenso en la parte superior abdominal.

Las alteraciones en los vasos sanguíneos que vienen causado por la preeclampsia, pueden causar que los capilares pierdan líquidos, lo que provoque una hinchazón (edema). Cuando los pequeños vasos sanguíneos de los riñones pierden líquido, la proteína que hay en los vasos sanguíneos se elimina al orinar.

Como algunos de los síntomas de la preeclampsia pueden parecer condiciones normales durante el período de embarazo, es importante estar al tanto y saber reconocer los signos de alerta de esta condición.

Existen algunos criterios a considerar que pueden ser de mayor riesgo de sufrir de esta condición:

  • Madres primerizas.
  • Historial de preeclampsia en la familia.
  • Mujeres menores de 20 o mayores de 40 años.
  • Historial médico de ciertas condiciones médicas tipo hipertensión, problemas renales, diabetes.
  • Embarazos múltiples (gemelos, trillizos, etc.)
  • Obesidad.

En algunos casos, cuando las mujeres tienen preeclampsia grave, puede presentarse un trastorno llamado "Destrucción de glóbulos rojos o hemólisis, transaminasas elevadas y bajo conteo de plaquetas" (HELLP por sus siglas en inglés).
Esta complicación puede ocurrir antes del nacimiento del bebé o después del parto, y puede causar, tanto para la madre como para el bebé, un mayor riesgo de presentar los mismos tipos de problemas que tendrías en el caso de una preeclampsia severa. Si te detectan preeclampsia, el médico realizará un análisis de sangre periódico para verificar que no haya ningún signo del síndrome de HELLP. 

En casos muy raros la preeclampsia grave, puede conllevar a una complicación llamada eclampsia, en donde la madre sufre de convulsiones. El médico en estos casos puede recetar a la madre el consumo de sulfato de magnesio, que es un anticonvulsivo, antes y después del parto.

Tanto el HELLP como la eclampsia son complicaciones que surgen cuando la preeclampsia no es tratada por tiempo o correctamente.

El tratamiento de la preeclampsia puede variar, ya que el médico considera diferentes variantes tales como, que tan cerca está de la fecha de parto o que tan desarrollado se encuentra él bebe.

Si es una preeclampsia leve, algunas recomendaciones pueden ser reposo, consumo de alimentos bajos en sal, tomar 8 vasos de agua al día e incluir en su dieta alimentos altos en proteínas y visitas o controles prenatales más frecuentes.

En los casos de preeclampsia grave, puede ser tratada con medicamentos para el control de la presión arterial hasta que la madre esté en una etapa de gestación avanzada donde pueda dar a luz sin riesgo para ella ni él bebe. El médico puede sugerir de adelantar el parto si observa un alto riesgo para ambos, y sería por medio de una cesárea, en caso tal el médico determine que no sea recomendable un parto natural.

El control prenatal es clave para detectar estas y otras condiciones que pueden afectar tu salud durante el embarazo. El cuidado tuyo y de tu bebe son importantes para un buen desarrollo. Evita auto medicarte y cualquier síntoma consultar de manera inmediata a tu médico. 

De Tipo: 

Lea otros artículos

Suscríbase y reciba novedades de Clínica Hospital San Fernando

Bebés que nacieron en Clínica Hospital San Fernando
Tecnología utilizada en Clínica Hospital San Fernando
Campañas de Clínica Hospital San Fernando
Responsabilidad Social Empresarial