Regreso a clases. Lavado de manos, para evitar infecciones.

Iniciaron las clases y para los padres esto significa prepararnos para la compra de los útiles, los libros, el uniforme, etc.

Queremos tocar un tema que no aparece en la lista de útiles y que nos concierne a todos, en donde nosotros como padres debemos educar a nuestros hijos sobre la higiene personal en el colegio, principalmente el “Lavado de las Manos”. 

No es lo mismo cuando los chicos están en el colegio lejos de nuestra supervisión y de nuestras constantes repeticiones: “lávate las manos, lávate las manos, lávate las manos”.

Tenemos claro también que los niños son muy curiosos, les gusta experimentar y sin lugar a dudas se ensucian a menudo.  

Debemos enseñarles este buen hábito, de forma que para ellos se convierta en una práctica natural y no sólo hacerlo cuando alguien se lo indique. Como padres, debemos ser un ejemplo a seguir, lavándonos regularmente las manos y orientando  a nuestros hijos a hacerlo.

El lavado de las manos ayuda a prevenir un sinnúmero de enfermedades transmitidas por medio de bacterias y otro tipo de gérmenes que pueden causar infecciones dañinas lo que después provocaría la inasistencia a clases.

Estas son algunas recomendaciones para el lavado de las manos.

  • Mójate las manos con agua corriente limpia.
  • Enjabónate las manos frotándolas, una con la otra con el jabón. Asegúrate de enjabonar la parte de atrás de tus manos, entre tus dedos, y debajo de tus uñas.
  • Tómate 20 segundos para extender la espuma por ambas manos.
  • Enjuague bien tus manos bajo agua limpia.
  • Sécate las manos usando una toalla limpia, papel o sécalas al aire.

Explíquele a sus hijos la importancia de realizar esto siempre y en especial:

  • Antes y después de comer.
  • Después de ir al baño.
  • Luego de venir de jugar del parque o del patio.
  • Después de tocar animales o mascotas.
  • Si han tocado superficies sucias.
  • Si han tenido contacto con alguien que esté enfermo.
  • Después de toser, estornudar o sonarse la nariz.

Para esos momentos cuando no hay un lugar para lavarse las manos, o no se tiene un acceso inmediato de agua y jabón, es preferible que los niños lleven consigo un gel alcoholado o antibacterial para poder limpiarse.

El uso correcto del gel alcoholado sería:

  • Colocar el gel en la palma de una mano.
  • Frotar juntas ambas manos.
  • Asegurarse de que el gel cubra toda la superficie de sus manos y dedos.
  • Continuar frotando hasta que el gel se halla secado.

 

Este método de limpieza funciona siempre y cuando las manos no estén visiblemente sucias, es importante recalcar que no es reemplazo del lavado de manos. Si bien es cierto que este método tiene sus ventajas, porque es una manera rápida y fácil de limpiar las manos, es siempre recomendable realizar el lavado correcto de manos, es decir siguiendo las recomendaciones del lavado utilizando agua y jabón.

De Tipo: 

Lea otros artículos

Suscríbase y reciba novedades de Clínica Hospital San Fernando

Bebés que nacieron en Clínica Hospital San Fernando
Tecnología utilizada en Clínica Hospital San Fernando
Campañas de Clínica Hospital San Fernando
Responsabilidad Social Empresarial