Crisis de asma

La mayoría de las crisis de asma son inducidas por alergenos ambientales. En nuestro país los alergenos más comunes son los ácaros del polvo domiciliar, los hongos y el epitelio de mascotas. En otras regiones los pólenes son alergenos muy importantes, pero aquí, no parecen tener dicha relevancia.

Los ácaros son animales microscópicos (Artrópodos), que pertenecen al subgrupo de las arañas y son huéspedes permanentes de nuestros hogares (colchones, almohadas, edredones, alfombras, frazadas, entre otros). Se alimentan de residuos cutáneos de los seres humanos y de los animales domésticos. El contenido alergénico se halla principalmente en sus partículas fecales.

En Panamá los ácaros más importantes son los de los géneros Dermatophagoides (D. Pteronyssinus y D. Farinae) y Blomia (especialmente la especie tropicalis).

Debido a las condiciones climáticas del país (húmedo y caliente), los ácaros y los hongos tienen en nuestro medio condiciones óptimas para su desarrollo.

En cuanto a los hongos ambientales, los más frecuentes dentro de la vivienda son: el Aspergillus y el Penicillium, mientras que en el exterior, los más incriminados con las crisis asmáticas parecen ser la Alternaria y el Cladosporium.

Los pacientes asmáticos sensibilizados al epitelio de animales (gatos, perro, conejo, hámster) suelen referir un nítido empeoramiento de sus síntomas al entrar en contacto con los mismos.

Otros factores desencadenantes de las crisis asmáticas son: infecciones, ejercicios, emociones, fármacos (ASA, AINES, Betabloqueadores), cambios climáticos y muy especialmente los contaminantes ambientales.

Desde el punto de vista de control alergológico, luego de fallar los recursos farmacológicos de control ambiental, la inmunoterapia es una herramienta útil que modifica el curso natural de la enfermedad, en pacientes adecuadamente seleccionados. En el futuro próximo podremos contar con gran variedad de nuevos medicamentes, pero también la ingeniería genética parece ser promisoria en el manejo del asma bronquial.

Dra. Olga Melcina Barrera de Pino
Especialista en Alergología e Inmunología
Instituto de Neumología y Alergias de la Clínica San Fernando

Share this post