INFARTO CEREBRAL

Los infartos cerebrales o strokes se les conoce también como un accidente cerebrovascular (ACV). Estos ocurren cuando hay falta de irrigación sanguínea al cerebro. En otras palabras, es cuando la sangre no llega a los tejidos necesarios, en este caso el cerebro, para nutrirlos.

Dependiendo del tejido que haya sido dañado en el cerebro, los efectos de un infarto cerebral pueden ser mínimos o severos, temporales o permanentes.

Existen dos tipos de infartos

Infartos Isquémicos

Generalmente, los infartos isquémicos son causados por el bloqueo de un vaso sanguíneo por un coágulo sanguíneo en el cerebro. Esta clase de infartos estan divididos en dos tipos:

  • El infarto cerebral embólico ocurre cuando se forma un coágulo en algún lugar del cuerpo, usualmente dentro del corazón. Este viaja por el torrente sanguíneo hasta el cerebro, y a su vez, va bloqueando los vasos sanguíneos.
  • El infarto cerebral trombótico ocurre cuando los vasos sanguíneos no están saludables y se crean depósitos de grasa o colesterol en la parte de la arteria, bloqueando la circulación de la sangre hacia el cerebro.

El infarto isquémico transitorio (TIA por sus siglas en inglés) es un pequeño infarto cerebral, causado por la disminución de la circulación sanguínea por una arteria cerebral. Ya que este dura solo un breve periodo de tiempo, los síntomas suelen durar menos de una hora y los efectos son temporales.

Alrededor del 10% de los infartos cerebrales están precedidos por un TIA.

Infartos Hemorrágicos

Generalmente ocurren cuando hay un sangrado por ruptura de un vaso sanguíneo en o cerca del cerebro. Existen dos tipos de hemorragia:

  • Una hemorragia intracerebral sucede cuando sangran los vasos sanguíneos dentro del cerebro y por lo general es causada por la presión arterial elevada.
  • Una hemorragia subaracnoidea ocurre cuando se rompe un aneurisma, sangrando dentro del espacio entre el cerebro y una de las membranas que separa el cerebro del cráneo.

Un aneurisma es una bolsa llena de sangre que se infla partiendo de un punto débil o delgado en la pared de la arteria. El aneurisma puede estar presente desde el nacimiento, pero puede no ocasionar problemas de salud hasta que se rompe, causando un infarto cerebral. La presión arterial elevada es la razón más común de la ruptura de una aneurisma.

La mayoría de las personas que han sufrido un accidente cerebrovascular necesitarán rehabilitación a través de diferentes tipos de terapias, una vez que salen del hospital. Estas terapias le ayudarán a recobrar su capacidad para cuidar de sí mismo.

El tiempo de recuperación varia de persona a persona, al igual que el tipo de tratamiento y su duración. Con frecuencia, los problemas de movilización, habla y pensamiento mejoran en las primeras semanas o meses después de un accidente cerebrovascular. Algunas personas continuarán mejorando en los meses o años posteriores a dicho evento.

Es de suma importancia conocer los factores de riesgo. Estos le ayudarán a prevenir síntomas futuros y un posible infarto cerebral.

Links de referencia

https://baptisthealth.net/baptist-health-news/es/los-infartos-cerebrales-versus-los-aneurismas-distintos-sintomas-y-tratamientos/

https://baptisthealth.net/sp/servicios-de-salud/servicios-cardiovasculares/paginas/servicios-de-salud-vascular/accidente-cerebrovascular.aspx

Share this post