Salud bucal de los niños y adultos

Hablar de salud bucal en nuestros días, es un tema que a muchas personas les causa mucho “respeto”, por diferentes razones, siendo la principal el miedo que les causa. Aún así la educación y los avances en esta rama de la salud, han permitido que el tema sea más aceptado y las visitas al odontólogo formen parte de la salud integral de las personas desde edades tempranas de la vida.

Salud bucal y salud general
Cuando nos referimos a salud bucal, incluimos todos los tejidos que se encuentran en la cavidad bucal: dientes, tejidos de soporte de los dientes, como encía, hueso y demás estructuras anatómicas presentes en boca como lengua, paladar, labios, mejillas, piso de boca y otras.
Al realizar una evaluación deben incluirse todas las estructuras y no sólo ver los dientes. La razón de esto es que en la boca pueden estar presentes en muchas ocasiones los primeros síntomas y signos de algunas enfermedades sistémicas. La saliva puede ser una herramienta de diagnóstico para niveles de drogas, toxinas, hormonas, anticuerpos para detección de enfermedades o para pruebas de laboratorios.

Las enfermedades bucales más comunes que se pueden diagnosticar son:

  • Caries dentales
  • Enfermedad periodontal (encías y soporte)
  • Cáncer bucal

Se pueden presentar otras lesiones comunes como Herpes simple, Candidiasis, Ulceras o aftas, síndrome de boca seca y otras lesiones menos comunes.

La caries dental y la enfermedad periodontal son causadas por bacterias presentes en la boca en forma natural llamada Placa Dental, que se deposita o pega en la superficie dental o alrededor de la encía, y al comer. La actividad de los ácidos pueden afectar las estructuras duras o dientes, o los tejidos de soporte del diente como encía y hueso.

La carie dental es una cavidad en la estructura del diente que puede avanzar hasta tejidos profundos o el nervio dental. Referido comúnmente como “diente picado”, tiene un tratamiento sencillo en las primeras etapas, en donde sólo se requiere la correcta eliminación de la carie o tejido infectado, y posteriormente su medicación y restauración, más conocida como “calza”.

El primer estado de la enfermedad periodontal es una Gingivitis, donde hay una irritación e inflamación de la encía, sangrado espontáneo o al cepillarse. Si no es tratada la Gingivitis, la infección progresa, conociéndose como Periodontitis o comúnmente llamada “Piorrea”. Existe un aumento en la cantidad de placa dental que al endurecerse o calcificarse se produce el cálculo o sarro; allí empieza a separarse la encía del diente y se forma una bolsa periodontal, y progresivamente pérdida del hueso o estructura de soporte y finalmente pérdida completa del diente. La Gingivitis puede ser tratada con una profilaxis dental o si es necesario una serie de tratamientos más profundos; si avanza a una enfermedad periodontal más severa puede ser controlada con tratamientos más especializados hasta controlarse, pero el paciente debe tener controles de visitas periódicas mucho más cortos y vigilados, y medidas estrictas de higiene bucal diaria.

El Cáncer bucal puede presentarse en forma asintomática y a veces en estados avanzados de la enfermedad. Los lugares más comunes son lengua, labios, piso de boca u otros; la lesión empieza como una pequeña lesión roja o blanca o irritación en cualquier parte de la boca la cual no sana, también cambio de coloración en la mucosa, puede presentar molestias al mover la lengua, al hablar, tragar, masticar o mover la mandíbula. Cualquier lesión que aparece en la boca si se descarta que no ha sido por trauma y permanece en boca aún tratada por más de 7-10 días, debe consultar un especialista.

Herpes simple, producido por el virus tipo 1 del herpes, una sola exposición al virus produce la lesión y el virus se mantiene en el cuerpo, activándose con estímulos como exposición al sol, factores de stress, fiebres. La lesión puede aparecer en los labios, bajo la nariz, es muy contagiosa y su curso es de unos 10 días, se deben utilizan medicamentos para disminuir el dolor.

Lesiones de aftas o úlceras aparecen más comúnmente en mujeres durante el período menstrual, como una lesión dentro de la boca, de color rojo. Puede provocar las lesiones factores de stress, alergias, fatigas y su duración es de una a tres semanas según el caso.
Candidiasis, lesión producida por hongos es más común en pacientes de edad que utilizan prótesis, o que tienen alteración en el sistema inmune; la lesión aparece de color rojo o blanco en la boca. Puede también aparecer en pacientes que reciben tratamiento de quimio o radioterapias. Su tratamiento es con medicamentos para hongos y para el alivio de síntomas.

El Síndrome de boca seca muchas veces el paciente no percibe el problema, o hay confusión. Los pacientes con enfermedades sistémicas que toman diferentes medicamentos pueden presentar este problema, en diferente intensidad. Por lo general son pacientes de edad, y los síntomas más comunes son resequedad, dificultad para comer, tragar, saborear y hablar. En esta condición las glándulas salivares disminuyen la producción de saliva; y al no tener la lubricación la placa dental se acumula en mayor cantidad y la producción de ácidos aumenta, por ende también aumenta la carie dental. El tratamiento consiste en utilizar productos sustitutos de saliva o para lubricación. La interconsulta con el médico general es muy importante para poder evaluar el o los medicamentos que están produciendo la molestia.

Recomendaciones para mantener una adecuada salud bucal:

  • Lleve una higiene bucal diaria
  • un estilo de vida sano
  • visita periódicas al Odontólogo

Salud dental en niños:
Es muy común que se desee saber cuando es el mejor momento para llevar un niño a su primera visita odontológica. Definitivamente muchos niños puede que su primera experiencia no sea muy grata ya que acude esa primera vez a extraerse su primer “diente de leche” o para realizar su primera restauración o “calza”. Los mismos son procedimientos que la mayoría de las veces son dolorosos y allí vienen los primeros traumas al odontólogo; por esta razón nuestra recomendación básica y muy personal después de algunos años de experiencia es llevar al niño o niña esa primera vez cuando consideremos que su comportamiento sea el mejor o no le genere miedos, o sea que exista en esa primera visita una comunicación paciente-odontólogo. Eso quiere decir que el mismo entienda o escuche lo que se le dice sin presiones o llantos que no permitan que escuche; así pues a veces hablar de una edad específica a veces es relativo ya que los niños y niñas de nuestros días son bastantes precoces desde tempranas edades. Considero que juega un papel importante el pediatra del los mismos ya que ellos si los ven desde su nacimiento.

Como conocimiento sencillo a nuestros lectores, vamos a presentar algunos puntos importantes y básicos que deben ser reforzados en la visita al odontólogo. La atención a un niño puede ser ofrecida por un odontólogo general que brinda la atención a niños y adultos o un odontólogo pediatra que brinda su atención exclusivamente a niños; esta decisión muchas veces es tomada por los padres.

La primera dentición o los llamados “dientes de leche” pueden salir desde que nace en bebé, aunque bastante raro, pero no podemos dejar de decirlo y de allí puede ser diferente para cada uno. Lo más común es desde los 6 meses en adelante y puede completarse en forma diferente; pero lo común es en el periódo de año y medio o dos. La dentición primera o decidua es de un total de 20 dientes( dientes y muelas); y casi siempre son pequeños, blancos y con algunos espacios. En los primeros años de vida es importante el tipo de dieta que tenga el niño. Si el consumo de alimentos con azúcares o dulces pastillas u otros es alto las probabilidades de caries son mayores, igualmente si el bebé toma biberón con azúcar y se duerme con él también puede tener caries de biberón; así pues se recomienda que no se azucare la leche desde bebé si es posible, y que el consumo de pastillas y dulces sea poco. Las recomendaciones básicas de higiene en bebé son que las madres les eliminen la placa dental con cepillos especiales de bebé, y también se pueden ayudar con una gasa, realizar esto por lo menos 3 veces al día principalmente en las noches.

Cuando llegan a los 6 años la mayoría de las veces empiezan a perderse las dientes primarios o empiezan a “mudarse”. Casi siempre los primeros son los dientes inferiores anteriores, se les aflojan suficiente y pueden ser extraidos en casa, aunque a algunos niños el dientes permanente o de adulto aparece por detrás del de leche y si necesita la atención odontológica. A partir de este momento los niños empiezan a tener lo que lllamamos dentición mixta, o sea tanto dientes primarios como los dientes permanentes o de adultos. Otro aspecto importante es la erupción o aparición en boca de las primeras molares permanentes, las cuales se encuentran exactamente detrás de la ultima muelita primaria.

Es importante que en este momento los padres sepan que a esta edad su hijos ya presentan dientes permanentes o de adultos, que no son reemplazados, y por ende deben cuidarlos. La edad puede variar desde 6 años tanto para niños y niños y a partir de ese momento van a ir perdiendo sus dientes en diferentes edades en un promedio hasta los 12-13 años hasta completar la dentición permanente que en ese momneto deben ser 28 dientes, ya que las terceras molares o “muelas del juicio” comunmente conocidas erupcionan en edad más adulta, completándose un total de 32 dientes permanentes.

Adicional, es dificil estimar edades exactas de perdida y erupción de dientes ya que en nuestros días hay un patrón diferente para cada uno. Por eso las recomendaciones principales o básicas es importante que las cumplan.

Las visitas al odontólogo deben incluir una revisión para descartar caries dental o enfermedades en las encias que también pueden tener los niños, profilaxis dental o limpieza y aplicaciones de flúor por lo menos cada 6 meses, evaluación en la posición de los dientes para diagnosticar si debe acudir a otro especialista por malposiciones dentales o falta de espacio para los dientes permantes y también descartar problemas respiratorios o alérgicos y que muchas veces se cre que son problemas de origen dental.

Recomendaciones de cuidado con los niños:

  1. Hábitos alimenticios adecuados desde los primeros años de vida
  2. Visita periódica al odontólogo desde temprana edad
  3. Ayudarlo a tener buenos hábitos de higiene bucal


Dra. Diana Jiménez Lindo
Odontóloga
Clínica San Fernando

Share this post